Después de casi un mes sin competir en un partido individual, Feliciano López tuvo que decir adiós en su debut en el Ginebra Open 2019 sin conseguir hasta el momento ninguna victoria sobre polvo de ladrillo durante esta temporada. Su verdugo fue el bosnio Damir Dzumhur por 7-6(2), 4-6, 5-7 en dos horas y 27 minutos de partido.

Los servicios fueron clave durante la cita de esta tarde en el torneo helvético. Hubo juegos donde la lucha mental fue importante y en el tercero, el toledano parecía estar mejor posicionado sobre la cancha. Sin embargo, el tenista que provenía de la fase previa, continuó pegado desde muy cerca y en el 5-5, se llevó un juego en blanco al resto para después servir por el encuentro. Por tanto, en su tercera bola de partido, alzó los brazos teniéndose que enfrentar durante la jornada de mañana a Stan Wawrinka, el segundo cabeza de serie.

Advertisements