Sufrir, saber estar y dominar para alzar su primer título Challenger

Davidovich-Sevilla

Foto: Copa Sevilla 2019

Alejandro Davidovich consiguió llevarse el primer título Challenger de su carrera en la Copa Sevilla 2019. Desde el 2014, la ciudad hispalense no conocía un campeón español con Pablo Carreño alzando el título y tras tres finales perdidas en este circuito (una el pasado año y dos este año), ganó cerca de su casa, justamente sobre el albero sevillano.

Con un 2-6, 6-2, 6-2 en dos horas y media de juego, derrotó por segunda semana consecutiva a Jaume Munar después de haberle ganado la pasada semana en octavos del Challenger de Génova. El inicio del partido llevó a ambos comenzar a rodarse para jugar varios puntos muy duros. El tercer juego caminó por dureza y el mallorquín comenzó a aupar su juego sobre la cancha.

La intensidad mostrada por Munar fue clave en los momentos trascendentes. Alejandro, no consiguió aprovechar aquellos instantes y por ello, el principal cabeza de serie del cuadro, pudo cerrar el primer parcial por 6-2. Este detalle, ponía su situación muy bien mediante una estadística ya que de las cuatro finales disputadas, los tres títulos que tiene en su haber, fue siempre ganando el primer set.

Poco después de arrancar el segundo set, Davidovich tuvo un tirón en su muslo derecho. Con los ojos vidriosos recibió un masaje del fisio dando la sensación de que su situación no pintaba nada bien. Sin embargo, acudió y pensando en querer jugar menos desde el fondo, optó por ser más agresivo y las cosas le comenzaron a salir. El público, se estaba decantando de bando y en varios instantes hizo saltar la grada. Esos minutos de parón descentraron y mucho a Jaume Munar.

Había cambiado totalmente la sensación en cancha. En el inicio del tercer parcial, su dominio fue infranqueable. Sus agresivos golpes, muchos de ellos sobre las líneas con Munar sin saber encontrar sensaciones. Estaba muy lejos de la línea de fondo y en casi todo momento debía correr.

Alejandro incrementó sus oportunidades ya que en los momentos trascendentes pudo aspirar a mayores registros. Con dos quiebres al igual que en el segundo set, tuvo que afrontar un 0-40 cuando servía con 5-2. Sus golpes volvieron a salir con garantías y finalmente pudo tirarse al suelo para celebrar su triunfo.

You may also like...

Leave a Reply

%d bloggers like this: