Tsitsipas enseña sus colmillos

Foto: Zimbio

Stefanos Tsitsipas se estrenó en el Grupo Agassi de las Nitto ATP Finals de Londres al conseguir el primer punto pudiendo con Daniil Medvedev por 7-6(5), 6-4 en hora y 42 minutos.

Las luces entre los asistentes se apagaban para que comenzara la función de una rivalidad enquistada dentro y fuera de la pista. Con un 5-0 favorable por el cuarto tenista del mundo, llegaban a un nuevo lugar para poder verse las caras.

Con el tenis fructífero de ambos dieron comienzo a la cita. El tenis agresivo del griego ante el tenis de función por parte del ruso. Impecables con sus servicios, no dieron resquicio al oponente a la hora del resto.

La igualdad por las dos partes era serena sin que ninguno pudiera resquebrajarse de sus labores. Por tanto, llegaron a una muerte súbita que fue inflamada en emoción por diminutos detalles. El más importante, cuando Daniil con 5-5 y saque, buscaba el punto de set.

Un punto de idas y venidas con ambos luchando mucho fue resuelto por Stefanos sobre la mitad de la cancha londinense logrando el 6-5 y saque. En aquel instante no dudó y con la positiva inercia que traía, consiguió ganar el primer set. Algo que no sucedía desde el primer enfrentamiento entre ambos. Además, únicamente perdió un punto cuando sirvió con primero.

La máquina rusa no se bajó del volante y pese a tener que pasar por un momento emocional complicado, continuó siendo resolutivo con su primer golpe. Tsitsipas, con ganas de enseñar sus colmillos al hombre que siempre le había ganado, siguió en acción con la táctica traída.

Con el 3-3, la boca del lobo comenzó a asomarse llegando una bola de break que fue salvada como si no hubiera ningún tipo de presión. Acto seguido, llegaron otras dos pero con su primer servicio, las resolvió continuando el parcial con la igualdad pertinente.

Sin embargo, con el griego continuando en su línea ganadora, encontrando sensaciones óptimas con su derecha, sabiendo encontrar ángulos, llevó a que el break pudiera llegar por primera vez en el encuentro.

Tuvieron que pasar por la silla con segundos para tener que pensar (quizá demasiado en algunos momentos) en cómo servir para vencer por primera vez al tenista que nunca había podido doblegar.

Ascendieron los problemas con el 15-30 con Daniil jugando muy profundo con la derecha. Aun así, el heleno no se achicó y con firmeza finalizó con las sensaciones encontradas durante toda la cita poniendo el broche final con la primera bola de partido que dispuso. Por tanto, el miércoles, esperará al ganador entre Rafa Nadal y Alexander Zverev.

You may also like...

Leave a Reply

%d bloggers like this: