Federer recita poesía

Foto: Zimbio

Por decimosexta vez en diecisiete participaciones en las ATP Finals, Roger Federer accedió a las semifinales al doblegar a Novak Djokovic por 6-4, 6-3 en el Grupo Bjorn Borg.

Una de las rivalidades que pasarán a la historia del tenis, se reabría en la misma ciudad que gozó de su último capítulo con épica incluida. En condiciones muy diferentes y en otra época de la temporada, las chispas volvían a saltar en unos proglenómenos llenos de emociones varias que recorrían al mundo tenístico.

Con las inquietudes de meses atrás propuestas en una concentración sublime, se deslizaba sobre la pista como si no tocase el suelo. Buscando ambos lados y con el servicio ejecutado de manera extraordinaria, tenía delante a un oponente que tenía el brazo bastante encogido, sin jugar del todo profundo y sin poder gozar de su juego, comenzando desde el saque.

Llegaba de caer en un partido muy psicológico ante un Thiem que recitó poesía con su tenis además de tener en juego el No.1 del mundo ya que su derrota le daba el puesto a Rafa Nadal para finalizar la temporada.

El monólogo helvético causaba estupor y alegría en los asistentes por la magia que estaba saliendo desde la tercera raqueta del mundo. En 34 minutos, se sentaba con ventaja.

Continuaba con la confianza que comandaba en el partido aunque tuvo que pasar por algún momento de dificultad. El serbio pareció soltarse con los restos, hubo puntos largos para encontrar los ganadores pero sin ningún ápice de miedo Federer no dejó que su día se viera interrumpido.

Continuó con el guión llevando la magia a su terreno anulando a un oponente que no tuvo un seguimiento activo y se vio sin oportunidades. Con 3-5, quiso jugar muy rápido pero no se vio con opciones y a la primera bola de partido, el suizo, alcanzó las semifinales por decimosexta vez.

You may also like...

Leave a Reply

%d bloggers like this: