La ensaladera se queda en casa

Foto: Davis Cup

Rafa Nadal fue el tenista encargado en dar el último punto a España para poder alzar la sexta ensaladera de la Copa Davis ganando a Canadá por 2-0 tras ganar a Denis Shapovalov por 6-3, 7-6(7) en hora y 55 minutos.

Uno de los considerados aristócratas en esta competición con su carácter competitivo, su labor dentro y fuera de la cancha, iba a protagonizar uno de los puntos más calientes al poder levantar mediante su triunfo la sexta ensaladera para la selección española.

Desde el año 2004 no pierde ningún encuentro enfrentándose a un oponente que durante esa época empezaba a dar sus primeros golpes con la raqueta al haber cumplido 5 años.

Un tenista inflado en momentos de esta trascendencia ante un canadiense ampuloso que quería gozar de su gran momento durante el desenlace de la temporada.

El No.1 del mundo con la motivación extra saltó sirviendo a la perfección marcando con su mirada el bote de la bola que iba disponer su servicio. Por otra parte, en todo momento estaba poniendo en duda la posibilidad de Denis para poder sacar adelante sus turnos de saque.

Dos tipos de juego muy diferentes con Shapovalov intentando buscar los ángulos con agresividad pero aquello llevaba a los errores además de tener que jugar desde posiciones subordinadas.

Con el primer parcial en el bolsillo a causa de concretar una bola de break, el paso por vestuarios trajo a un Shapovalov más motivado cómo si el envite volviera a comenzar de nuevo. Sacó un turno bastante sencillo y acechó a un Nadal que pudo salir de la quema mediante su servicio venciendo otro duelo en el aspecto mental.

Aun así, el transcurso de los momentos clave estaban en auge. Turno donde el No.1 del mundo conocía la importancia de cosechar el quiebre pero con su servicio pudo levantar dos bolas de quiebre para continuar con las espadas en todo lo alto.

Continuó con viveza, armando su brazo para imprimir una velocidad terrible a sus golpes. El nivel tenístico estaba en continua subida pero el español volvió confirmarse en un momento duro que sirvió para poner el 3-3.

Las emociones junto a la tensión ascendían de manera concisa teniendo intercambios de una calidad extrema. Todo cabalgaba muy igualado. Los instantes finales parecían llegar con Nadal gozando de una bola de break que le arrebató rápidamente con una sangre fría descomunal.

Los dos protagonistas traspasaban fronteras con el tenis empleado y no se merecía otro lugar que se definiera en el Tie-Break. No antes, el mallorquín tuvo que afrontar un 30-30 con segundo saque.

Igualdad máxima con un inicio de Denis con 2-0. El cambio de pista con el 3-3 fue apoteósico con toda la grada en apoyo de un Nadal que no necesitaba mucho para su motivación extra.

El segundo mini break llegó con un resto profundo para que el revés defensivo en altura de Shapovalov se perdiese. Nadal, con 5-4, gozaba de dos saques para cerrar. Un saque abierto le dio el match point pero acto seguido, un passing shot del canadiense salvó el primero.

Aun quedaba otro pero el servicio salía desde la raqueta canadiense. Con una temible valentía de saque y derecha volvió la igualdad con el 6-6. Disponía otro saque y bien que lo aprovechó gozando de un 7-6 con punto de set.

El manacorí no iba a ser menos para salvar la situación con saque y derecha. El tercer punto de campeonato pudo ser acariciada tras otro gran primero. Nuevamente, la presión pasaba a las manos de Denis y su golpe de derecha se estampó en la red.

You may also like...

Leave a Reply

%d bloggers like this: